Bolivia

Antes de alcanzar un gobierno democrático, y como tantos otros países de la región, Bolivia pasó por una tumultuosa historia política. Después de la Revolución de 1952, el país fue gobernado por una elite militar y se enfrentó a la inestabilidad política durante casi dos décadas (1964-1982). El retorno a un gobierno democráticamente elegido ocurrió sólo en 1982, en medio de la crisis económica y la hiperinflación. El descontento social surgió entonces en forma de poderosos movimientos sociales organizados por campesinos indígenas, mineros y cocaleros. La demanda de mayor participación y el impacto de las voces ciudadanas en el proceso de toma de decisiones surgió a través de estos movimientos y se consolidó mediante la promulgación de la Ley de Participación Popular (LPP) en 1994.

Esta Ley implementó políticas de descentralización que favorecieron a los municipios con una mejor y más justa distribución de los ingresos tributarios. También fomentó la planificación participativa e incorporó a los ciudadanos al monitoreo de los actos de gobierno a través de organismos tales como los Comités de Vigilancia. Paralelamente, partidos políticos como el Movimiento al Socialismo (MAS) incluyeron en sus estatutos su defensa y promoción de una democracia participativa de consenso.

En 2005, Evo Morales, líder del Movimiento MAS, ganó las elecciones generales y así se convirtió en el primer presidente indígena de Bolivia. Poco después convocó una nueva Asamblea Constituyente. La nueva Constitución fue aprobada por referéndum constitucional en 2009, reconociendo al Estado de Bolivia como un Estado Plurinacional y adoptando una democracia participativa, representativa y comunal como forma de gobierno en su Artículo 11.

Existe literatura que aborda también ampliamente las reformas institucionales llevadas a cabo después de la promulgación de la nueva Constitución, proceso que permitió un gobierno descentralizado profundamente arraigado en las formas de organización comunitaria, tradicional y ancestral. A través de diversos mecanismos innovadores, el gobierno de Evo Morales también ha buscado fortalecer la inclusión política de grupos históricamente marginados. Con 36 naciones originarias viviendo en su territorio, Bolivia es uno de los países más diversos de América Latina. Tiene una de las tasas más altas de poblaciones indígenas y campesinas.

Sin embargo, también figura entre los países más pobres de la región. A pesar de sus condiciones contrastantes, los niveles de participación ciudadana de Bolivia se destacan no solo regionalmente, sino globalmente. En términos de participación electoral, por ejemplo, las elecciones presidenciales nacionales de 2014 contaron con una participación de votantes 89.08%. Asimismo, los bolivianos forman parte de los ciudadanos que participan más activamente en las organizaciones políticas y cívicas, especialmente en las actividades dirigidas a resolver los problemas de la comunidad.

Representación Ciudadana 70%
Deliberación 68%
Voto Directo 12%
E-participación 11%

Medios

?

Este gráfico indica el porcentaje de cada medio de innovación adoptado por el total de casos en el país. Cada caso se basa en un medio de innovación (primario) o dos (secundario); este gráfico refleja ambos. Vea nuestra página de conceptos para una descripción de los cuatro medios de innovación.

Rendición de Cuentas
Inclusión Política
Responsividad
Estado de Derecho
Igualdad Social

Fines

?

Este gráfico indica el porcentaje de cada fin de innovación adoptado por el total de casos en el país. Cada caso se basa en uno o más fines de innovación (hasta cinco); este gráfico refleja todos ellos. Vea nuestra página de conceptos para una descripción de los cinco fines de innovación.

Cómo citar

Quiere utilizar la información de esta web? Esta es la manera de citarnos:

Pogrebinschi, Thamy. (2017). LATINNO Dataset. Berlin: WZB.

¿Le gustaría contribuir a nuestra base de datos?

Envíe un caso